Cómo mejorar la gestión del tiempo

El efecto que produce la gestión del tiempo sobre los trabajadores repercute directamente en el rendimiento y la productividad.

La gran mayoría de las personas cuando llegamos a la edad adulta vivimos con un ritmo frenético, tratando de compatibilizar y coordinar la vida profesional, con la familiar y, además, tratando de sacar tiempo en actividades y hobbies. La gestión del tiempo en las personas adultas se hace fundamental para poder disfrutar plenamente de cada momento de nuestra vida.


Puede ser fácil aconsejar cómo organizar el tiempo, pero llevarlo a la práctica es lo que resulta realmente complicado; sin embargo, no es imposible, aunque requiere de tres claves fundamentales que son la paciencia, la organización y la disciplina. Las rutinas facilitan la noción de orden en todas las personas, pero si se es capaz de abandonar hábitos que no ayudan y los sustituimos por hábitos y rutinas saludables y positivos, es más probable lograr una correcta gestión del tiempo.


Cómo lograr una correcta gestión del tiempo:

  1. Prioridades: generalmente las tareas se acumulan y todas resultan importantes, hay que saber identificar cuáles son las más urgentes y así evitar la sensación de angustia y estrés.
  2. Rutinas: son fundamentales para una correcta gestión del tiempo, pues estructuran el día y dan orden.
  3. Marca objetivos: si no hay una tarea y una finalidad definida, el tiempo lo podemos pasar divagando qué es lo que se puede hacer y qué no, qué puede ser productivo y por dónde empezar. Los objetivos definen la tarea y nos incentivan a lograr un propósito.
  4. No procrastines: cuando se acumulan las tareas es fácil poder irlas dejando para otro momento, quizá porque hay otras cosas por hacer, porque no se considera tan importante o porque preferimos hacer otras cosas en ese momento. Para evitar la procrastinación trata de desarrollar en el instante que aparezca, todas aquellas actividades que no te vayan a quitar más de 10 minutos.
  5. Cuidado con los ladrones de tiempo: éstos son enemigos de la gestión del tiempo, pues evitan la organización y planificación de las tareas y de la jornada. Algunos ladrones del tiempo son el uso innecesario y constante del teléfono, la acumulación de tareas, no saber delegar funciones, la mala organización o el desorden, entre otros, que puedes detectar si te paras unos instantes a reflexionar.
  6. Distribuir tareas: todos tenemos fortalezas y debilidades, debemos distinguir dónde está nuestro límite y aprender a delegar.
  7. Para y retoma: el trabajo incesante con el propósito de finalizarlo cuanto antes, lejos de ser productivo, puede hacer que la tarea se alargue debido al estrés, al cansancio y al bloqueo de permanecer durante mucho tiempo seguido en la misma actividad.
  8. Autocuidado: la gestión del tiempo está muy ligada a la salud, una buena alimentación, descansar lo suficiente y hacer ejercicio, ayudan a que las tareas que se realizan día a día sean más productivas y haya un óptimo rendimiento.
  9. Pedir ayuda: cuando nos metemos en una tarea y queremos realizarla, y además no sentimos capaces de ello, pero por la circunstancia que sea se complica y no logramos cumplir los tiempos, es importante saber pedir ayuda y apoyarnos en otros compañeros que nos faciliten la consecución de nuestros objetivos.
  10. No: el “no” puede ser considerado una debilidad, una incapacidad y un rechazo a nuestras posibilidades, sin embargo, es necesario saber decir que no para la gestión del tiempo y para un correcto rendimiento en todas las parcelas de nuestra vida.


La gestión del tiempo es una de las habilidades blandas más valorada por los reclutadores y las organizaciones, pues no solo permite que el trabajador sea más productivo en su puesto de trabajo, sino que, además, reduce considerablemente el estrés.

Domingo Lunes Martes Miércoles Jueves Viernes Sábado Enero Febrero Marzo Abril Mayo Junio Julio Agosto Septiembre Octubre Noviembre Diciembre

Nuevo registro de cuenta

¿Ya tienes una cuenta?
Entrar en vez O Restablecer la contraseña