La formación siempre es el camino.

La formación siempre es el camino.

19 marzo, 2020 2 Por Paz Cuesta

La formación es una parte fundamental en nuestro crecimiento. Es una inversión para toda la vida que nos proporciona capacidad crítica, para pensar, recapacitar, analizar, resolver, etc. La formación permanente es el camino para adquirir y mejorar las habilidades a lo largo de nuestra vida, utilizando las fuentes de información que hay a nuestro alcance.

Vivimos en una sociedad dinámica, en constante evolución, más aún desde que la tecnología ha invadido nuestras vidas, obligándonos a estar permanentemente pendientes para no quedarnos obsoletos. De igual forma el ámbito laboral está constantemente cambiando y actualizándose. No sirve con tener unos determinados estudios que nos capaciten para conseguir y desarrollar un puesto de trabajo, es fundamental profundizar y renovar los conocimientos que tenemos. Y no solo de puestos en los que se requiere una alta cualificación, sino en trabajos de cualquier sector y nivel. Por lo que las empresas están necesitadas de personal cualificado que les ayude marcar la diferencia con el resto de sus competidores.

Es un hecho indiscutible que la formación continua es buena para el empleado. Al ampliar y mejorar nuestros conocimientos podremos trabajar mejor, tendremos más confianza en nosotros mismos y desarrollaremos nuestra autoestima. Pero de igual forma, también es positiva y necesaria para la empresa, ya que cuanto mejores sean las aptitudes de los trabajadores, la competencia profesional aumentará y se incrementará la productividad. Aunque el día a día, la rutina, o incluso la falta de organización nos lleva a posponer constantemente, o incluso abandonar, algo tan importante como la necesidad de reciclarnos y continuar formándonos.

«La educación es un arma poderosa que puedes usar para cambiar el mundo» Nelson Mandela.

La formación continua permite abrir nuevos campos, adquirir o recuperar habilidades, descubrir perspectivas diferentes…, y mantener la ilusión, el verdadero motor de toda innovación. La formación es el camino que permite la renovación y el crecimiento de la organización. El hecho de estar mejor cualificados y capacitados nos permite afrontar, con criterio y de manera eficaz, la toma de decisiones, dándonos una mejor posición en la resolución de conflictos, lo que nos ayudará tanto dentro como fuera de la empresa.