La evolución tecnológica en la formación

La evolución tecnológica en la formación

5 julio, 2018 1 Por Nacho Cuesta

Las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TICs) han cambiado nuestra vida, nuestra visión del mundo, modificando los patrones de acceso al conocimiento y de interacción interpersonal. Como al resto de sectores, la evolución tecnológica en la formación ha afectado de manera directa al de la educación. El aprendizaje también ha cambiado, ahora puede ser presencial, electrónico o e-learning, o una mezcla de ambos. Ya no depende de espacios físicos, se puede dar en entornos virtuales acompañados de sistemas de mensajerías como el correo electrónico, mensajería online, redes sociales, foros, etc. Con ventajas como la rapidez en el acceso a los contenidos y en la respuesta, y sobre todo permite un perfecto feedback con los alumnos.

Progresivamente, el aprendizaje online se ha ido incorporando en los diseños curriculares de todos los niveles de la enseñanza formal y no formal gracias a dicha evolución tecnológica. Este mundo tecnológico, cada vez más complejo, nos hace enfrentarnos de nuevo la idea de aprender y enseñar. Se está apostando fuerte por la implantación de todo tipo de tecnología que ayude a mejorar la labor formativa y docente de los profesionales del sector, dada la positiva valoración a partir de los resultados obtenidos.

La formación online es la formación del presente y del futuro. Internet y las nuevas herramientas digitales permiten que podamos estudiar a nuestro ritmo, marcando nuestros propios tiempos y horarios, con una amplia y variada oferta formativa. El fácil acceso a Internet; la mejora de la velocidad de la red; los nuevos dispositivos más potentes y con más capacidad; las diferentes opciones de mostrar los contenidos (vídeos, texto, infografías, imágenes, sonido, etc.); los cuestionarios; prácticas interactivas, juegos virtuales; conexiones virtuales en tiempo real o videotutoriales… la educación digita está cambiando la forma de acceder a los contenidos y la forma de mostrarlos gracias a nuevos dispositivos como las pizarras digitales, simuladores o gafas realidad aumentada, etc.

Otro factor muy importante que ha permitido la evolución tecnológica en la formación es el derribo de barreras físicas para muchas personas con algún tipo de discapacidad. Además, se ha “democratizado” la enseñanza, ya que puedes seleccionar que quieres estudiar y con quien quieres hacerlo, y por supuesto resulta mucho más económico.

La inmediatez es otro factor muy relevante en esta evolución tecnológica, las empresas de formación online se han esforzado por agilizar trámites administrativos como la admisión, matrícula y otras gestiones que ahorra tiempo al alumno, haciéndolo todo más sencillo. Los campus virtuales y plataformas son cada vez más sofisticados y ofrecen una experiencia de aprendizaje totalmente nueva, basada en la referencialidad y los recursos multimedia. Los contenidos online, a diferencia de los programas tradicionales, son materia viva que se actualiza constantemente.

Es una evolución-revolución que acaba de comenzar, pero que ya ha transformado la forma de aprender y enseñar.