El aprendizaje continuo

El aprendizaje continuo

30 julio, 2018 1 Por Ángel Laguna

El aprendizaje continuo se ha convertido en una obligación. Es una forma de ver el aprendizaje como una acción dinámica de actualización constante y adaptación a un entorno cambiante, aplicada tanto a los negocios y como al ámbito personal. Se trata de estar en permanente formación.

El aprendizaje es el proceso a través del cual se modifican y adquieren habilidades, destrezas, conocimientos, conductas o valores como resultado del estudio, la experiencia, la instrucción, el razonamiento y la observación. En este sentido la necesidad de aprender es un reto constante que debemos incorporar en nuestro día a día.

Las empresas deben buscar fórmulas para que su talento interno tenga fácil acceso al conocimiento para actualizarse y adaptarse a una nueva y cambiante realidad. Los cursos online en las empresas están marcando la diferencia como método para contribuir a facilitar la formación de los trabajadores, ya que una sociedad cada vez más tecnificada y globalizada demanda trabajadores más formados. Una empresa moderna y activa sabe que buena parte de su éxito reside en la buena y continua formación de sus trabajadores. La implicación de la empresa para con la formación de sus trabajadores es fundamental ya que, en muchas ocasiones. se hace difícil compaginar el estudio y el trabajo.

Por otro lado, la capacidad de aprendizaje continuo implica una predisposición continua del empleado a superarse y a mantenerse actualizado mediante el aprendizaje y la mejora de habilidades tanto técnicas como humanas para ser individuos más empleables y eficientes. Los empleados que muestran una elevada competencia en su capacidad de aprendizaje son personas que aprenden buscando continuamente información novedosa y útil para la mejora de procesos o la resolución de problemas. Comparten dicha información y experiencia, transmitiendo a sus compañeros la cultura del aprendizaje continuo y convirtiéndose en auténticos agentes de cambio dentro de la empresa.

La educación digital se ha convertido en protagonista clara, sobre todo, teniendo en cuenta que nos encontramos en un momento de evidente transición hacia las profesiones del futuro.

En 2006 la Unión Europea incluyó la Competencia Digital como una de las 8 competencias claves para el futuro. Se podría definir de manera general como el uso seguro, crítico y creativo de las tecnologías de la información y la comunicación para lograr objetivos relacionados con el trabajo, el empleo, el aprendizaje, el ocio y la participación en la sociedad.

Si las empresas y sus trabajadores quieren seguir siendo competitivos en el mercado laboral actual, necesitarán una constante actualización. Este aprendizaje continuo reportará una mayor competencia y rendimiento laboral y una gran satisfacción personal.